Saltar navegador principal
Presidente General de la Escuela Dominical

Visita a Centroamérica de Tad R. Callister

Tad

'Gracias a la expiación, Jesucristo puede ayudarnos a superar el rechazo, las aflicciones, tristezas y desánimo'


El hermano Tad R. Callister, Presidente General de la Escuela Dominical en su visita a Centroamérica tuvo la oportunidad de instruir a los miembros de la Iglesia a través de diferentes capacitaciones, devocionales y reuniones especiales. Esta es una recopilación de algunas de sus enseñanzas durante su visita al área de Centroamérica que tuvo lugar durante el final del mes de Agosto.

Tad

Capacitación de la Escuela Dominical en Panamá

Por Romelia García

El hermano Callister citó al presidente Brigham Young, en cuanto a que “todos tenemos derecho a recibir revelación”. He hizo la siguiente pregunta: “¿Qué hay que hacer? La respuesta es preguntar al Señor (DyC 42:61). ¿Qué hizo José Smith? Fue a la arboleda y preguntó”. “Si supieran que la revelación se les contestará a las nueve de la noche, qué pregunta harían al Señor para ser mejores maestros?”.

Con la ayuda del élder Zeballos, de la Presidencia del Área, de la hermana Zeballos y de la hermana Callister, nos aconsejaron de la siguiente manera: “Desde el domingo anterior, leer el bloque de escrituras asignadas y tratar de preparar la lección sin leer el manual, enfocándose en las necesidades de las personas a quienes enseñan y adecuando la lección a los niños, jóvenes o adultos, haciendo preguntas inspiradas”. Otros puntos importantes en la capacitación fueron:

  • Hay que trabajar duro para saber hacer preguntas que ayuden a cambiar vidas.
  • Amor, creatividad y sabiduría para preparar una lección, no solo pensando en los alumnos de todos los domingos, sino en los recién rescatados.
  • Para ser un buen maestro, primero tiene que ser un buen estudiante.
  • Debemos escribir todas las impresiones espirituales que recibamos.
  • Preguntarnos ¿Qué sentí en la clase, qué voy a hacer ahora con lo que conocí y sentí?  Un cambio de vida involucra el deseo de ser mejor, de estar convertido, de saber y hacer.

Algunos hermanos hicieron los siguientes comentarios de la capacitación:

“Me gustó la capacitación. En ella nos recomendaron que al preparar la lección primero debemos leer las escrituras asignadas el domingo en la tarde, después el manual, pensar en la doctrina y pensar en los alumnos durante toda la semana, así llega la inspiración. También tendremos fuerza e inspiración para ir a buscar a los que no están llegando”. Xiomara Martinez, maestra en la Escuela Dominical de los JAS, estaca Arraiján.

“Es bueno tener la oportunidad de escuchar a estos líderes especiales del Señor Jesucristo, porque nos ayudan a mantenernos firmes en nuestro testimonio. Soy maestra de la Escuela Dominical de adultos y como educadora que fui, me gusta que mis alumnos se motiven a leer las escrituras; o en otras palabras que lean cada semana el bloque correspondiente de escrituras, porque así, todos participan en clase y de esa manera todos nos edificamos”. Oderay Sanguillen, estaca San Miguelito.

“Hace tres semanas me llamaron como maestra en la Primaria (Valientes). La primera semana me presenté y les hice saber que los quería; en la segunda semana abracé a cada uno de ellos. Hoy es mi tercera semana; mis niños se portaron bien y al final de la clase cada uno se levantó cerró su silla y al salir me dijeron, ‘hermana Díaz la queremos’”. Angélica Díaz, barrio Brisas del Golf, estaca Panamá.

“Lo que haré como presidenta de la Sociedad de Socorro de la estaca es buscar diligentemente el Espíritu de revelación. Que cada inspiración que reciba al prepararme, sea para buscar la manera en que las hermanas puedan sentir lo que el Padre desea. Ellas deben recibir por derecho propio las bendiciones. Que nos convirtamos en ente multiplicador de la buena palabra y compartirla con todos los que nos rodean; ser mejores maestras por medio del ejemplo, mantenernos firmes en el testimonio para traer a las que no están en nuestros salones de clases. Me quedo con esta frase que fue puntual en esta capacitación: “Si voy a invitar a alguien a venir a Cristo, ¿en donde estoy parada yo?” Kitza Avecilla de Villagrán, presidenta de la Sociedad de Socorro, estaca Tocumen.

Tad

Devocional para Adultos en Nicaragua:

Por Ilsen Canales

En su visita por Nicaragua élder Ted Callister, presidente de la Escuela Dominical, compartió la noche del viernes 25 de agosto, un hermoso mensaje con los adultos sobre la expiación de Jesucristo.

Élder Callister resaltó que la Expiación ha sido el acontecimiento más importante de todos los tiempos y de todos los mundos, tal como dijo el élder Bruce R. McConkie. Explicó que la expiación de Cristo es trascendental por tres razones: representa el amor de Dios en una proporción infinita, se manifiesta el poder de Dios en una proporción infinita y es el sufrimiento de Dios también en una proporción infinita. Estos tres atributos hicieron posible superar cuatro obstáculos que son consecuencia de la caída de Adán:

Primero, la muerte física. Gracias al poder de la resurrección Jesucristo garantizó la inmortalidad a todo el género humano

Segundo, el pecado. Todos los pecados, aun los más graves, pueden ser perdonados. Cuando una persona sale de las aguas bautismales, no le queda ninguna marca. Esa es la belleza de la Expiación, no deja marca a la persona arrepentida, quedamos sin mancha, limpios y puros.

¿Cómo pueden saber cuándo han sido perdonados sus pecados? Si sienten con ustedes el Espíritu Santo cuando enseñan, leen y oran, entonces ese es un testigo que han sido limpiados o que están en el proceso de limpieza, porque recuerden que el Espíritu no puede morar en un vaso sucio. Puede tomar tiempo, pero a medida que tengan experiencias espirituales sabrán que están en el camino correcto.

También es normal que dentro del proceso de arrepentimiento sientan culpa. Pero sentir culpa no siempre es malo, es una advertencia del daño que puede ocurrir si cometen ese pecado otra vez. Recuerden a los grandes profetas que pasaron por un proceso de arrepentimiento, ellos recordaban sus pecados pero no tenían culpas porque eran hombres diferentes por causa de la Expiación.

Tercero, gracias a la expiación, Jesucristo puede ayudarnos a superar el rechazo, las aflicciones, tristezas y desánimo porque como dice en el Libro de Mormón, Él padeció todas las cosas para saber cómo socorrer a los de su pueblo. Sé que Él tiene poder para hacerlo.

Cuarto, Él puede ayudarnos a superar nuestras imperfecciones para llegar a ser como el Padre, es decir, llegar a ser perfectos. Para ello debemos tener plena confianza en Jesucristo.

La Expiación significa llegar a ser como Dios, también significa ser uno con Dios; corrige la muerte física gracias a la resurrección y la muerte espiritual por el sufrimiento que pasó por nuestros pecados, el precio está pagado si nos arrepentimos.

En el Libro de Mormón encontramos más doctrina sobre la Caída y Expiación que en ningún otro libro, es la doctrina pura de Jesucristo. El dolor que Cristo padeció es más de lo que podemos entender, pero si en verdad apreciamos su amor y lo que hizo por nosotros debemos seguirle, amarle y guardar sus mandamientos.

Al finalizar sus palabras algunos asistentes expresaron sus sentimientos.

“Aprendimos a través de un lenguaje sencillo y claro. Agradezco saber que la Expiación se extiende más allá del dolor por el pecado porque también se aplica para alivianar nuestras cargas, aun cuando nos sentimos derrotados, pues si ponemos nuestra confianza en el Salvador y en el poder de Su Expiación, Él nos ayudará, sanará y fortalecerá porque sabe cómo socorrernos”. Carlos Moraga.

“Desde que nací dentro de la Iglesia empecé a obtener un testimonio de la Expiación de mi Salvador Jesucristo. También he desarrollado un testimonio de que si vivo el Evangelio y guardo los mandamientos podré pasar por las pruebas de la vida y regresar a la presencia de Dios. Sin embargo, con la visita del presidente Callister y su mensaje central acerca de la Expiación del Salvador Jesucristo, comprendí plenamente el Plan de Salvación desde su inicio y vi de una manera más clara cómo el Arquitecto de este mundo y el Maestro de esta obra tenían preparado un plan para mí. Las palabras inspiradoras de su mensaje, abrieron mi mente y compungieron mi corazón al grado de sentirme agradecida por las pruebas y dificultades de la vida y mi testimonio se fortaleció. Ahora puedo decir que comprendo mejor el Plan y vivo con el deseo sagrado de regresar a Su presencia. Sé que mi Salvador vive, Él es el hijo de Dios, pagó el precio de mis pecados y podré verle sentado a la diestra del Padre cuando llegue la hora en que sea juzgada. Está es una obra real y verdadera, amo las enseñanzas de la restauración del evangelio de Jesucristo”.  Emily Cruz

Tad

Devocional para Jóvenes Adultos Solteros en Guatemala:

Por Jorge Archila

El hermano Tad R. Callister, presidente general de la Escuela Dominical, se dirigió al grupo de jóvenes adultos solteros en el Área de Centroamérica, el sábado 19 de agosto de 2017 vía internet desde la Ciudad de Guatemala. Fue acompañado por su esposa, la hermana Kathryn Callister; el élder Adrián Ochoa, Presidente de Área y su esposa, hermana Ochoa. Dentro de su mensaje, el hermano Callister invitó todos a meditar en la siguiente pregunta: “¿Cuándo fue la última vez que recibieron revelación en su vida?”.

Para ampliar la respuesta a esa pregunta citó: “No cabe duda de que la persona que viva de acuerdo con las revelaciones que Dios ha dado a Su pueblo podrá contar con el Espíritu del Señor para que le indique la voluntad de Él, para que la guíe en el desempeño de sus deberes, tanto en el ámbito temporal como espiritual. No obstante, estoy convencido de que en este aspecto vivimos muy por debajo de nuestros privilegios” (Discourses of Brigham Young, pág. 32). Y explicó: “Nuestro derecho de recibir revelación está más arriba de donde nosotros estamos, y hay una brecha que debemos llenar”.

Dios desea, inclusive ansía, revelarnos Sus pensamientos y voluntad, pero debemos pedir

“En algunas ocasiones el requisito para obtener una respuesta es tener la iniciativa en hacer una pregunta, refiriéndose al Profeta José Smith, él recibió muchas respuestas, pero ¿Cuál era el detonante para recibir todas estas revelaciones?, preguntar. ¿Cuál era el detonante de la primera visión?, él tuvo que ir a la arboleda y preguntar. La clave para que ustedes tengan revelación es preguntar.

“Cuando tenía 17 años de edad estaba arrodillado para orar al lado de mi cama para ir a dormir. Al terminar mi oración me volteé y vi que mi madre estaba parada en la puerta y ella me dijo: ‘Tad, ¿estás orando y preguntándole a Dios si vas a conseguir una buena esposa?’ Y le dije, ‘¡mamá ni siquiera estoy pensando en eso, estoy pensando en los deportes y en la escuela!’, y mi madre dijo algo que tocó mi corazón. Ella dijo: ‘Pues hijo, deberías de hacerlo, porque esa va a ser la decisión más importante que tomarás en tu vida’.  Y por los siguientes seis años le oré al Señor para que me ayudara a encontrar una buena esposa y realmente me respondió esa oración”.

Toda persona tiene derecho a la revelación dentro del ámbito de sus responsabilidades

“¿Dios les ha dado revelaciones para ser exaltados? Sí, porque Él nos dio el mandamiento de ser exaltados. ¿Dios les ha dado revelaciones para ayudarlos en sus estudios? Sí, porque Él dijo ‘buscad sabiduría tanto por el conocimiento como por la fe’. ¿Dios ya les ha dado una revelación para encontrar a su cónyuge celestial? Sí, porque Él ya les dio el mandamiento de buscarlo y les dará revelación para sus llamamientos en la Iglesia. No hay duda de que hay mucha revelación esperándonos, ¿quiénes son los que no reciben revelación? Aquellos que no la piden. El Señor también nos ha enseñado que mientras más específica sea la pregunta, más específica será la respuesta”.

“El Señor está listo para darnos revelación, está listo para escucharnos… A veces estamos muy ocupados y haciendo muchas cosas y parece que no tenemos tiempo de preguntar al Señor, pero en el momento que nos humillamos un poquito y preguntamos, viene inmediatamente ese hermoso espíritu y esa sensación de paz y de tranquilidad” (Élder Adrián Ochoa).

Ninguna persona tiene derecho a la revelación fuera del ámbito de su responsabilidad

“Todos tenemos derecho a recibir revelación para nuestra propia vida y los maestros o líderes tienen derecho para recibir revelación para su mayordomía. Porque Dios es un Dios de orden, su revelación se da de manera ordenada por medio de sus líderes que tienen responsabilidad supervisada sobre cierta mayordomía. La gente tiene derecho a dar sugerencias y consejo en las reuniones de consejo, pero nadie tiene derecho a decirle al obispo (o líderes) como tomar decisiones dentro de su mayordomía. Como antes, aun ahora tenemos personas que quieren decirle al Profeta que cosas hacer y esto es lo que dijo El Señor, él es el profeta y por él vienen revelaciones para toda la Iglesia. (Véase Doctrina y Convenios 28:2 y 43:6)”.

La revelación no sustituye la razón o el sentido común; sino que los complementa

“Esto significa que al incrementar nuestro albedrío se incrementa nuestro pensamiento. El Señor espera que hagamos cada cosa que podamos por nosotros mismos y lo que nosotros no podamos hacer Él lo responderá. Usen el buen juicio y el espíritu combinados… el presidente Eyring le preguntó al presidente Lee, ¿Presidente, como recibe revelación? Y su respuesta fue, ‘ustedes deben hacer su tarea primero’. Ustedes hagan cada cosa que puedan y razónenla… pero la razón tampoco es sustituta a la revelación, pero crea un clima en el que puede venir la revelación. Hay un gran principio aquí y es que debemos hacer todo lo que podamos para invitar la revelación a nuestras vidas”. Si has dado lo mejor de ti mismo y sigues sin recibir revelación, entonces debes actuar según tu mejor juicio, y en el camino, la revelación vendrá. “En muchos casos el Señor solo les dice ‘traten de tomar una decisión y usen su mejor juicio’ y si ustedes deciden tomar su mejor juicio un par de cosas sucederán, van a sentir que este es el camino correcto y seguirán adelante y esto los llevará a más revelación o no se van a sentir bien al respecto y van a tomar otro camino. Usen su albedrío y Él no va a dejar que ustedes se aparten mucho si ustedes lo hacen. ‘Desear ser guiados por el Señor es una fortaleza, pero necesita acompañarse del entendimiento de que nuestro Padre Celestial deja muchas decisiones para nuestras elecciones personales’. (Véase completo `El deseo de ser guiado en todas las cosas`, Liahona, mayo de 1995, pág. 15)”.

“El hermano de Jared suplicó al Señor que su familia no tuviera que cruzar el océano en aquellos barcos cerrados sin luz. Jared tuvo que hacer todo lo que él podía, tuvo que usar su ingenio y usar su mejor juicio… el hermano de Jared hizo lo que él podía hacer y el Señor hizo lo demás (Véase también Éter capítulos 2 y 3)”. (Kathryn Callister)

¿Cómo diferenciar la revelación con mis deseos personales?

“Élder Packer contaba una historia de un naturalista llamado John Burroughs: caminaba por un parque atestado de gente, oyó entre los ruidos de la vida urbana el canto de un pájaro. Se detuvo para escuchar mas percibió que los que estaban a su alrededor ni siquiera lo habían oído. Tomó una moneda y la dejó caer. Cuando ésta chocó contra el pavimento, produjo un sonido no más intenso que el del canto del pájaro, y, sin embargo, muchos se volvieron; eso sí lo habían oído (Véase completo Liahona Enero 1980 “el don de saber escuchar” Pág. 28,  Élder Boyd K. Packer).

“Ellos estaban entrenados para escuchar la voz del mundo, pero no el sonido de los pájaros, cuando vivimos en un lugar donde muchas personas pueden decirnos los sonidos del mundo, música fuerte, y ustedes conocen todos los otros sonidos que podrían venir, pero los sonidos del Señor son muy distintos. ¿Recuerdan cuando Elías estaba en la cumbre de la montaña? (Véase 1 Reyes 19:11-13). El Señor nos ha dicho que nos daría ciertos frutos del Espíritu, que Satanás no puede imitar (Véase Mateo 7:16-18, Gálatas 5:22-23, Dyc 6:22-23)”.

“Aprendí algo, uno puede pedir al Señor y el Señor le va a dar revelación. Una gran diferencia está si yo estoy dispuesto a hacer su voluntad o no (Véase Moroni 10:4). “Verdadera intención”, debemos estar totalmente dispuestos a hacer su voluntad. Hasta que nos humillamos, y estamos dispuestos a hacer su voluntad, aunque no es lo que nuestra mente nos está diciendo y haciendo entender, pero el susurro del Espíritu, la lengua de ángeles, nos hace saber cuál es su voluntad y cuando alineamos estas dos cosas allí entra el poder redentor, el poder de la decisión correcta, y la certeza absoluta de que sabemos que viene de Dios”. (Élder Adrián Ochoa).

Si quieren recibir realmente revelación deben pagar el precio, deben hacer cosas difíciles

Ustedes tienen tanto derecho de recibir revelación personal para su vida, tanto como el profeta la tiene para su propia vida. Alcanzar la verdadera autosuficiencia espiritual es encontrar esa conexión entre ustedes y el Señor y no tener que depender de otros medios en su vida. ¿Cuáles son esas cosas difíciles que deben hacer para tener revelación en sus vidas?

  • Estudiar las escrituras (Véase 2 Nefi 2:32). Estas nos enseñan principios correctos e invitan al espíritu a nuestra vida para aplicar estos principios correctamente.
  • Tiene que haber una relación entre lo que pedimos y lo que estamos dispuestos a hacer.
  • No podemos orar por un cónyuge celestial si vivimos una vida terrestre.
  • No podemos pedir por un testimonio o incrementar nuestra fe y luego no leer las escrituras y orar.

 

“Creo que Brigham Young tenía razón, vivimos muy debajo del potencial de las revelaciones que podemos recibir en nuestra vida. Ustedes tienen derecho a grandes revelaciones en esta época de su vida, especialmente cuando deben tomar decisiones muy importantes… Yo tengo un testimonio de que si confían en El Señor, si buscan su ayuda no solo en las oraciones de la noche sino también por las mañanas, que es importante, vendrá a ustedes, línea sobre línea y precepto sobre precepto, la voluntad del Señor que los va a guiar en su vida”.

Tad

Devocional para Matrimonios en El Salvador:

Por Sergio Molina

El miércoles 23 de agosto, se realizó un devocional para esposos de las estacas de la capital en El Salvador. Ese día se contó con la compañía de la hermana Nancy Ochoa y su esposo el élder Ochoa presidente del área de Centroamérica. 

Hermana Callister - Transmitir el evangelio a las generaciones

La hermana Kathryn comentó una experiencia al servir en Líbano. La familia Callister conoció a una familia que tuvo que migrar a una localidad en donde no podían asistir a un edificio de la Iglesia, sin embargo cuando con mucho esfuerzo pudieron enviar a sus hijos a una capilla de la Iglesia a kilómetros de su casa, y al tener un devocional la hija menor conocía todas las respuestas sobre el tema: el plan de salvación.

Ese es un claro ejemplo, que ante la falta de un edificio para aprender, los padres habían hecho su parte, las paredes del hogar son la mejor escuela del evangelio que los niños pueden tener. En ese sentido, nuestras acciones hablan más fuertes que nuestras palabras, somos responsables de compartir lecciones que perduren de generación en generación.

Hermano Tad Callister - Establecer prioridades

El hermano Callister recordó que nuestra primera prioridad debe ser Dios, y sin duda la segunda nuestra esposa o esposo.  

Aconsejó a los matrimonios sobre la importancia de aprender a escuchar, en ese sentido ante un problema podemos ganar una discusión o ser humildes para avanzar en nuestra relación como esposos. No se trata de quién tiene la razón sino de qué es lo mejor para la familia, de lo que es correcto.

También nos recordó que cada matrimonio debe iniciar el día con una oración y terminarlo de la misma manera, pero fortalecemos la unión como esposos al orar tomados de la mano: humillándonos ante Dios y reconociéndole.

Existe un deber entre la familia de ser amables los unos con los otros, de enseñar el verdadero poder de la oración y de orar por las cosas que tienen importancia eterna.

Luego de la participación del hermano Callister, el élder Adrián Ochoa concluyó la reunión mostrando su amor a su esposa Nancy, y compartiendo su testimonio.