Saltar navegador principal

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

'Nuestros hijos están tratando de ser autosuficientes también por medio de cosas pequeñas y sencillas. Hemos tratado de dar asignaciones o trabajos diarios en casa, ellos asumen la responsabilidad... No siempre hay dinero suficiente para conseguir un premio, pero les queda la satisfacción de que lo que tienen es producto del esfuerzo de ellos o de sus padres.'
A todas las familias aconsejo: Escudriñen sus orígenes. En la medida de lo posible es importante que conozcamos a los que nos precedieron. Descubrimos algo de nosotros mismos cuando aprendemos sobre nuestros antepasados. Recalco la importancia que tiene la obra que realizamos en los templos del Señor por nuestros antepasados.
Las propiedades de la Iglesia deben reflejar el cuidado y el respeto apropiados en todo sentido…Los miembros de la Iglesia, entre ellos la juventud, deben ayudar a asear y cuidar los centros de reuniones. En la medida en que los miembros ofrecen este servicio, aumenta su reverencia por la casa del Señor…Se anima a los miembros a proveer estos servicios, en forma individual o en grupo, y según sus destrezas y talentos.
Imploro que cada uno de nosotros estudie, ore y medite acerca del Libro de Mormón; al hacerlo estaremos en condiciones de oír la voz del Espíritu, resistir la tentación, recuperarnos, superar la duda y el temor, y recibir la ayuda del cielo.
Mi experiencia personal en la CONFEJAS es que hay necesidad de visitar a los jóvenes adultos solteros. Ellos necesitan un amigo, alguien que pueda hacerles sentir bien en la Iglesia, que se sientan importantes, no solo son un nombre en el SIMI del obispado o del Instituto si no que sientan que dentro de ellos están las bendiciones de tener generaciones dentro del evangelio.
“En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí lo hicisteis”.
“Nosotros somos las manos del Señor aquí sobre la tierra, con el mandato de prestar servicio y edificar a Sus hijos. Él depende de cada uno de nosotros”
“Dios nos ha dado la música para hacer avanzar Sus propósitos. Las dulces melodías ablandan las almas de los hombres y los ayudan a prepararse para el Evangelio. Después de que los hombres reciben la verdad, las canciones de alabanza a la Deidad ayudan a santificar y purificar sus almas”.