Experiencia al estudiar como familia “Ven, sígueme”

    Imagen
    La familia Urbina (Fiorella, Manfredo y Xiomara): “Aumenta nuestro deseo de nutrirnos de esta fuente”.

    Queremos aprender más y llevarlo a nuestra vida diaria.


    Mi familia es muy chica, en cuanto a integrantes, pero ello no limitó el gozo, el entusiasmo, el deseo de apostarle al curso de “Ven, sígueme” y de tener esa maravillosa oportunidad de estudiar el Evangelio con ellos en casa.

     

    Así que cada domingo iniciamos al llegar a nuestra casa, después de las reuniones de la Iglesia. Nos sentamos en la sala a estudiar la asignación de la semana que ya inicia, y la retomamos el lunes en la noche de hogar.

     

    Disfrutamos de estas experiencias juntos de leer relatos y parábolas de las Escrituras, ver un video por Internet, cantar juntos un himno especial y compartir nuestro testimonio de las enseñanzas del Evangelio. También hacemos actividades como: disfrazarse, hacer representaciones y dramatizaciones, aprender principios, hacer y responder preguntas, marcar pasajes significativos y memorizar escrituras favoritas.

     

    Es indescriptible el gozo de poder disfrutar y escuchar a Fiorella, nuestra hija de 13 años, cuando se interesa en las enseñanzas de “Ven, sígueme” y hace preguntas. También participa activamente en las clases de la Escuela Dominical de los jóvenes y nos habla de estas experiencias. Dice que al llegar su momento, desea servir en una misión de tiempo completo.

     

    Mi vida personal y la de mi familia se fortalece espiritualmente. Queremos aprender más y llevarlo a nuestra vida diaria. Aumenta nuestro deseo de nutrirnos de esta fuente que emana miel y así poder comprender aquellas cosas que hemos leído individualmente y que ahora surten más efecto en nosotros como familia.

     

    Testifico del poder de conversión que lleva el seguir y vivir el “Ven, sígueme” en mi vida, en mi llamamiento con los jóvenes, en mi familia y en mi entorno. Invitamos a cada familia a que disfruten de este manjar que nos ofrece “Ven, sígueme” y que está al alcance de todos.