Declaración de la Primera Presidencia referente a las finanzas de la Iglesia

    Imagen

    Ofrecida en respuesta a artículos de medios de comunicación


    Tomamos seriamente la responsabilidad de cuidar los fondos de los diezmos y donaciones recibidas de los miembros. La mayor parte de estos fondos son utilizados inmediatamente para cubrir las necesidades de la creciente Iglesia, incluyendo más centros de reunión, templos, educación, ayuda humanitaria y los esfuerzos misionales alrededor del mundo. por muchos años, una parte se ha salvaguardado metódicamente a través de un sabio manejo financiero y para la edificación de una prudente reserva para el futuro. Este es un sano principio doctrinal y financiero enseñado por el Salvador en la parábola de los Talentos, vivido por la Iglesia y sus miembros. Todos los fondos de la Iglesia existen por ninguna otra razón más que la de sostener la misión divinamente señalada de la Iglesia.


    Las afirmaciones que han circulado recientemente se basan en una estrecha perspectiva y limitada información. La Iglesia cumple con todas las leyes aplicables que gobiernan nuestras donaciones, inversiones, impuestos y reservas. Continuamos aceptando la oportunidad de trabajar con oficiales para responder a las preguntas que puedan tener.

    Contenido relacionado:

    Los cimientos espirituales de la autosuficiencia financiera de la Iglesia