Saltar navegador principal

Las visitas del presidente Nelson a Bolivia, Paraguay y Uruguay en su gira por Sudamérica

imagen

Russell M. Nelson, presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, hizo una gira de ministración por cinco países de Sudamérica. Viajó junto a su esposa Wendy, el élder Gary E. Stevenson del Cuórum de los Doce Apóstoles y su esposa Lesa.

Comenzaron la gira de ministración el sábado 20 de octubre, con una visita a Lima, Perú. (Véase “El presidente Nelson inicia su gira de ministración por Sudamérica en Perú”.) Ministraron a Santos de los Últimos Días y se reunieron con líderes del gobierno, líderes religiosos y amigos en Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Chile. La gira terminó con la dedicación del Templo de Concepción Chile el domingo 28 de octubre.

A continuación, se presenta un informe de las visitas a Bolivia, Paraguay y Uruguay. (Próximamente se presentará información de su visita a Chile.)

Bolivia, el domingo 21 de octubre

“Han viajado mucho para llegar aquí esta noche, y nosotros también”, dijo el presidente Nelson en un devocional realizado el domingo 21 de octubre en El Alto (La Paz) en el Polideportivo Héroes de Octubre, y la reunión fue trasmitida a todas las estacas de Bolivia.

El presidente Nelson habló en español y en inglés en el devocional. Pidió a todos los niños que se encontraban entre la audiencia que se levantaran y cantaran una estrofa de “Soy un Hijo de Dios”.

Entonces habló a los adultos: “Ustedes como padres y maestros tienen la gran responsabilidad de enseñar a estos niños. Enséñenles lo que realmente significa ser un hijo de Dios. Ellos fueron creados a Su imagen…. Enséñenles a orar … y enséñenles acerca del Salvador del mundo, el Señor Jesucristo, quien murió por todos nosotros”.

El presidente Nelson también animó a los padres a enseñarles a sus hijos acerca de la Santa Cena, a ayudarlos a que sean merecedores de las bendiciones del templo y a honrar a sus padres.

La hermana Nelson también habló a los miembros durante el devocional: “Es una experiencia realmente espiritual el poder estar con ustedes”, dijo. “Son ustedes, y no la altura, los que nos dejan sin aliento y nos llenan los ojos de lágrimas de emoción. Son ustedes, los Santos de Bolivia, los que nos ayudan a elevarnos más y más espiritualmente”. (La altura en El Alto es de 4,150 metros.)

La hermana Nelson continuó diciendo: “La intensa luminosidad que tiene el sol a esta altura intenta parecerse a la luz que ustedes irradian por su enorme fe en Jesucristo, el Hijo de Dios. Les amamos. Y nos encanta estar con ustedes esta noche. Esta noche, mi mensaje es que el presidente Russell M. Nelson es hoy el profeta de Dios sobre la Tierra”.

“Ustedes encontrarán gozo en el evangelio, a pesar de sus aflicciones”, dijo el élder Gary E. Stevenson. “A medida que ustedes cumplan los mandamientos, incluso durante sus aflicciones, el Señor les traerá gozo…. Y yo siento gozo porque sé que tenemos un profeta viviente que fue escogido por el Señor, que nos habla en la actualidad, para poder enfrentar los desafíos que tenemos hoy en día”.

Después del devocional, Alejandro Rojas, un Santo de los Últimos Días, padre de familia boliviano, comentó: “Estoy muy feliz por haber podido venir aquí con mi familia. Una de las partes del devocional que nos dejó muy felices fue cuando escuchamos al presidente Nelson hablar en español, en nuestro idioma, y cuando hizo esa maravillosa promesa sobre nuestras familias. Él dijo que, si enseñamos a nuestros hijos sobre Jesucristo, sobre el Evangelio y sobre la importancia del templo en nuestras vidas, recibiremos muchas bendiciones”.

Los primeros misioneros llegaron a Bolivia en noviembre de 1964. Hoy en día hay más de 203,000 miembros y cinco misiones en Bolivia. El Templo de Cochabamba Bolivia fue dedicado en abril de 2000.

imagen
imagen
iagen

Paraguay, el lunes 22 de octubre

“Siempre recordaremos lo que vimos aquí esta noche. Sentimos su gran fe”, dijo el presidente Nelson durante su visita a Asunción, Paraguay. Habló en un devocional que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones Conmebol. Habían más de 2,500 personas presentes, y otros miles participaron a través de la transmisión satelital a todas las estacas de Paraguay.

“¿Qué es lo que están haciendo para enseñar a sus hijos?” preguntó, y luego continuó: “Quisiera sugerirles que hagan lo que el Salvador hizo. Enseñen a sus hijos acerca del Señor, y grande será la paz de sus hijos.

“Les ruego que enseñen a sus hijos lo que verdaderamente significa cuando ellos cantan ‘Soy un Hijo de Dios’”, dijo. “Ellos fueron creados a su imagen y Él les ha dado un gran don de tener un cuerpo, con un corazón que late, con un cerebro que piensa y todos los maravillosos atributos que ellos tienen. Enséñenles a conversar con su Padre Celestial. Ayúdenles a entender por qué participamos de la Santa Cena los domingos y por qué el Señor vino a la Tierra para restaurar Su Iglesia”.

Él agregó: “El Señor restauró Su Iglesia para bendecir las vidas de todos los hijos de Dios. La vida es dura y tenemos desafíos; y sin embargo, Él nos ha enseñado como lidiar con nuestros desafíos y tener gozo en nuestras vidas”.

La hermana Wendy Nelson indicó que como esposa del presidente Nelson, el mensaje más importante que podía dar era su testimonio de que él es un profeta de Dios. Luego compartió sus sentimientos de cómo recibió dicho testimonio en forma personal.

El élder Gary E. Stevenson habló sobre el papel del profeta viviente y qué podemos hacer para sostenerlo. Entre otras ideas, aconsejó estudiar sus palabras y seguir sus enseñanzas en forma completa. Recalcó que “el profeta sobre la Tierra puede enseñarnos lo que necesitamos hacer para estar ‘completos’”.

La hermana Lesa Jean Stevenson, esposa del élder Gary E. Stevenson, se refirió a la importancia de la oración. “Mi testimonio se fortaleció en el poder de la oración”, testificó.

Más temprano, el presidente Nelson y el élder Stevenson se reunieron con jóvenes adultos solteros del área de Asunción. Durante la tarde, también se reunieron con misioneros de las misiones de Asunción y Asunción Norte.

La primera congregación en Paraguay se organizó en 1948. Hoy en día hay más de 93,000 miembros de la Iglesia y dos misiones en el país. El Templo de Asunción Paraguay fue dedicado en mayo de 2002; está cerrado actualmente por remodelación.

imagen
imagen

Uruguay, el jueves 25 de octubre

Los misioneros de las misiones Montevideo y Montevideo Oeste tuvieron la oportunidad de compartir con el presidente Nelson y el élder Stevenson por la tarde. Por la noche, más de 4,000 miembros de la Iglesia escucharon al profeta en un devocional que congregó en el Complejo Landia; otras decenas de miles participaron a través de la transmisión satelital y por Internet.

Al dirigirse a los miembros de la Iglesia en Uruguay, el presidente Nelson recordó sus visitas anteriores a Uruguay, la primera vez como un cirujano cardíaco y luego acompañando al presidente Gordon B. Hinckley. Pidió a los padres que enseñaran a sus hijos a entender su naturaleza divina como hijos de Dios: “Ayúdenlos a entender lo que eso realmente significa”, remarcó, agregando que les ayudará a prepararse para ser misioneros.

También indicó que “las decisiones que tomen serán a la manera del Señor o del adversario. La manera del Señor les traerá gozo, y la manera de Satanás les traerá miseria”.

En español, el presidente agradeció a los miembros de la Iglesia por su contribución al crecimiento de la Iglesia, instándolos a orar, asistir a la Iglesia, participar de la Santa Cena y vivir la ley del diezmo y de este modo calificar para entrar al templo.

Hablando del profeta, el hermano Eduardo Risso dijo, “Lo conocemos”. El hermano Risso se ha reunido con el presidente Nelson en varias ocasiones durante sus 45 años de servicio en la Iglesia. Se reunió por primera vez con el presidente Nelson en 1983, cuando era un joven obispo y el profeta era un médico que enseñaba en un hospital público en Uruguay.

El hermano Risso estaba deseando que sus hijos y nietos se encontraran con el profeta. “Me siento agradecido porque todos podemos recibir las palabras del presidente Nelson”, dijo. “Esta es una ... oportunidad especial de tenerlo como maestro para nuestra familia.… Es un hombre lleno [de] sabiduría.... Es un gran hombre y sentimos su amor todo el tiempo”.

Santiago Risso, nieto de Eduardo Risso, es un miembro de la tercera generación de la Iglesia en Uruguay. “Tengo muchos buenos ejemplos de mi familia a seguir”, dijo. “Es un privilegio poder servir a los demás y aprender de los demás”.

La primera congregación de la Iglesia en Uruguay se organizó en 1944. Hoy, hay casi 105,000 Santos de los Últimos Días y dos misiones en el país. El Templo de Montevideo Uruguay fue dedicado en marzo de 2001.

image
imagen2

Una iglesia mundial

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con sede en Salt Lake City, Utah, tiene más de 16 millones de miembros en todo el mundo. Hay más de 4 millones de Santos de los Últimos Días en Sudamérica.

El presidente Nelson fue sostenido como el 17º presidente de la Iglesia en enero 2018. Desde entonces, ha viajado y ha ministrado a los Santos de los Últimos Días en Europa, África, Asia, América del Norte y América del Sur.