Saltar navegador principal

Presidente Nelson dedica el Templo de Concepción Chile

imagen

En medio de una mañana de nubes bajas y ocasionales momentos de sol, el presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dedicó el Templo de Concepción Chile el domingo 28 de octubre de 2018.

El presidente Nelson; el élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles; el obispo presidente Gérald Caussé; el élder Larry Y. Wilson, Director Ejecutivo del Departamento de Templos; y otros líderes de la Iglesia participaron en la ceremonia matinal exterior de la piedra angular y la oración dedicatoria dentro del Templo para completar la primera de las tres sesiones dedicatorias del templo, ubicadas en el centro-sur de Chile.

El presidente Nelson y su esposa, Wendy, y el élder Stevenson y su esposa, Lesa, salieron de Salt Lake City, Utah, el 19 de octubre para un viaje de nueve días por cinco países a Sudamérica. La parada en Concepción, Chile, y la dedicación del Templo es el pináculo de su viaje. El presidente Nelson ministró y ofreció consejos proféticos en inglés y español a decenas de miles de Santos de los Últimos Días en Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Chile.

Almuerzo del sábado por la tarde

El sábado, el presidente Nelson celebró un almuerzo en los terrenos del templo con líderes gubernamentales y dignatarios. Entre las personas sentadas junto al presidente y la hermana Nelson estaban Jorge Ulloa A., Intendente de la Región del BioBio, en el sur de Chile; Jaqueline Van Rysselberghe, Senadora y presidenta nacional del partido Unión Demócrata Independiente; y Francisco Javier Irarrázabal, director de la Fundación COANIQUEM, cuyo primo era estudiante de medicina del presidente Nelson cuando enseñaba en Santiago.

“Gracias a la Iglesia de Jesucristo por este [templo]”, dijo Ulloa A. “La ciudad gana con esta construcción; el vecindario mejora su imagen. Y también desde el punto de vista del crecimiento en la Iglesia, va a experimentar un alza porque la sociedad va a ver a esta Iglesia de una manera diferente”.

Rysselberghe habló de las muchas buenas experiencias que ha tenido con los Santos de los Últimos Días en Chile. “He conocido a miembros de la Iglesia de diferentes partes de la ciudad, y había algo en común con todos ellos: todos tienen un gran espíritu de servicio entre ellos”, dijo. “Cuando hemos tenido emergencias, y en esta ciudad hemos tenido muchas emergencias, muchos miembros de la Iglesia se ofrecen como voluntarios para ayudar y servir en nombre de otras personas. Por lo tanto, lo que vemos aquí hoy, la belleza de este edificio, refleja la belleza de las almas de los miembros de la Iglesia”.

Devocional del sábado por la noche

El sábado por la noche se llevó a cabo un devocional juvenil en un centro local de estaca, donde asistieron más de 1,450 mujeres y hombres jóvenes que escucharon los consejos del presidente y la hermana Nelson, el élder y la hermana Stevenson y el obispo y la hermana Caussé. Miles de personas más participaron en los centros de reuniones y por Internet.

“En el almuerzo [sábado] le dije a uno de nuestros distinguidos invitados que el lugar más seguro para estar en Chile en un terremoto es en el templo en Concepción”, dijo el presidente Nelson a los jóvenes. “Es el lugar más seguro física y espiritualmente. El templo es un lugar santo. Es como el cielo en la tierra. Estamos muy agradecidos por esta magnífica casa del Señor. ... El templo es el objeto de cada actividad, cada lección y cada paso progresivo en la Iglesia”.

La hermana Nelson les dijo a los jóvenes que serían bendecidos al pasar más tiempo aprendiendo sobre su historia familiar y adorando en el templo. “Cuando encuentres a tus antepasados ​​y vayas al templo, te irá mejor en la escuela”, dijo la hermana Nelson. “Lo harás mejor con tus amigos y familiares. Tratarás las tentaciones más fácilmente. Vas a tomar mejores decisiones. Y estarás lleno de alegría”.

El élder Stevenson les recordó a los jóvenes la protección espiritual que proviene de vivir de la manera en que los Santos de los Últimos Días deben vivir para entrar en un templo. “Nunca te perderás si puedes ver el templo en tu vida”, dijo. “Si eres digno de tener una recomendación para el templo, ves el templo. Cuando participamos en las ordenanzas, ves el templo. ... Cuando vamos al templo, aprendemos acerca de nuestro Padre Celestial y de Jesucristo”.

La hermana Stevenson animó a los jóvenes a darse cuenta de la bendición de tener un templo entre ellos. “Qué experiencia tan maravillosa es para los jóvenes de la Iglesia poder ir a la casa del Señor”, dijo. “Fuimos al templo hoy y fue hermoso, estaba limpio, estaba tranquilo, estaba el espíritu de nuestro Padre Celestial allí. En el momento en que entras por la puerta puedes sentirlo. Es su casa; es puro”.

El sábado por la tarde, el presidente Nelson, el élder Stevenson y otros líderes generales y locales pasaron por el nuevo templo de 23,000 pies cuadrados. Más de 83,000 personas asistieron a la casa abierta pública celebrada durante septiembre y octubre.

Durante su viaje por cinco países, los líderes principales de la Iglesia se reunieron con miles de misioneros y realizaron devocionales que también se transmitieron a todo el país a las congregaciones locales. Su viaje incluyó reuniones con el presidente de Perú, Martín Vizcarra, así como también con otros dignatarios y líderes religiosos.

El profeta de 94 años enseñó a los Santos de los Últimos Días en América del Sur acerca del Salvador Jesucristo, que es la fuente de paz, y enseñó acerca de guardar los mandamientos. Alentó a los padres a enseñar a sus hijos sobre la oración, la Santa Cena y las bendiciones del templo, así como a leer las Escrituras y honrar a su padre y madre. También enseñó que el hombre fue creado a la imagen de Dios y que el Señor restauró su Iglesia para bendecir las vidas de todos sus hijos.

imagen
imagen
imagen

Iglesia global

Más de 200 templos están en funcionamiento, anunciados, en construcción o siendo renovados en todo el mundo, incluyendo 17 templos en América del Sur.

El Templo de Concepción Chile es el segundo Templo de los Santos de los Últimos Días en Chile y el 160o templo operativo de la Iglesia en el mundo. Servirá a 122,000 miembros en el sur de Chile y partes de Argentina. El Templo de Santiago Chile se dedicó en 1983 y se volvió a dedicar en 2006 después de una extensa renovación.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con sede en Salt Lake City, Utah, tiene más de 16 millones de miembros en todo el mundo. Hay más de 4 millones de Santos de los Últimos Días en América del Sur. La primera congregación en Chile se organizó en Santiago en 1956. Hoy, más de 590,000 Santos de los Últimos Días en más de 600 congregaciones residen en Chile.

El presidente Nelson fue sostenido como el 17o profeta, vidente y revelador de la Iglesia en enero. En los últimos nueve meses, ha ministrado a los Santos de los Últimos Días en Europa, África, Asia, América del Norte y América del Sur.