Saltar navegador principal
Por Ada María Laínez de Argüelles

Programa especial de normas para la Juventud

imagen

'Para la fortaleza de la juventud, es una guía no solo para la juventud sino para todos los miembros de la Iglesia'


Los Hombres y Mujeres Jóvenes de la Estaca San Pedro Sula presentaron algunas de las normas que se encuentran en el manual “Para la fortaleza de la juventud” en esta actividad que se realizó a fines del año pasado. Un mes antes se reunieron las presidencias de todas las clases junto con sus líderes a planificar la manera en cómo llevarían a cabo esta actividad y decidieron qué valores iba a presentar cada barrio.

Cada barrio de la estaca preparó murales alusivos a la norma escogida y presentaron, ya sea a través de videos, dramas, juegos y baile la manera correcta de comportarse de acuerdo con estas valiosas normas que deben regir nuestras vidas. Al ver a los jóvenes compartiendo sus testimonios en cuanto al servicio, recalcando que Jesucristo es nuestro mayor ejemplo de servicio y al verlos instándonos a que nos sirvamos los unos a los otros como el Salvador lo hizo, llenó el corazón de los participantes.

Fue interesante ver a otro barrio dar clases de cómo bailar correctamente la música moderna siguiendo las normas de la Iglesia. También otros jóvenes enseñaron cómo debemos hablar correctamente, que nuestras palabras deben ser blandas ya que si son ásperas pueden quemarnos o envenenarnos. Tocaron la norma de cuidar la salud física, emocional y social y como todas están relacionadas. También sobre la importancia de seguir adelante con fe y que por medios sencillos y pequeños se realizan grandes cosas.

Un barrio presentó a una familia compartiendo su testimonio de la importancia de hacer convenios en el templo para ser familias eternas. Otro barrio habló de la importancia de escoger buenas amistades, que los amigos hacen que sea más fácil vivir el Evangelio de Jesucristo. Y leyeron el poema “Algunas amistades son eternas” (anónimo). Se pudo sentir un bonito espíritu durante toda la reunión, pudimos ver que los jóvenes estaban comprometidos a cumplir con las diferentes normas, y verlos enseñarlas fue muy especial.

Definitivamente la juventud de la Iglesia está compuesta por espíritus escogidos y especiales, quienes requieren apoyo para que se conviertan en los líderes del mañana. Es maravilloso poder sentir el amor del Padre Celestial a través de este manual tan valioso, “Para la fortaleza de la juventud”. Es una guía no solo para la juventud sino para todos los miembros de la Iglesia.

imagen
imagen
imagen
imagen
imagen