Saltar navegador principal
Por Geovany Arita

El Sacerdocio en acción

imagen

'La disposición de los hermanos del cuórum fue clave para lograr esta experiencia'


El cuórum de élderes de la rama Dolores del distrito Santa Rosa de Copán, Honduras, como parte de poner en práctica el segundo punto del plan de área, encontrar y llevar nombres al templo frecuentemente, se reunieron por la tarde durante varios meses del año, el primer domingo de cada mes, en lo que se llamó miniconferencias de Historia Familiar.      

El propósito de estas reuniones es ayudar a los hermanos a encontrar a sus antepasados ya que no todos tienen acceso a una computadora, no son muy diestros en su uso, o no entienden dónde buscar sus antepasados.

El presidente del cuórum compartió: “Nos trazamos el propósito como presidencia que los hermanos debían irse a sus casas con la hoja lista de sus familias, para solo escanear en el templo. Recuerdo una magnífica experiencia: hicimos que dos hermanos en ese momento llamaran a su madre (no lo dejamos para después) por información de familiares fallecidos. Lo que pasó fue, dos llamadas, dos nombres preparados”  

Planificamos la excursión

Pensando en los hermanos que no pueden asistir por tres días al Templo de Tegucigalpa

por sus empleos, ya que estamos a 400 kilómetros de distancia, les propusimos asistir al templo de El Salvador en un viaje del día. Esto les pareció muy bien ya que estamos a solo 180 kilómetros. Así que decidimos alquilar un bus mediano entre todos.

Salimos a la 4 a.m. Fue un viaje muy significativo, primera vez para algunos conversos que hicieron bautismos vicarios. Algo especial fue ver el salón de sesiones del templo lleno del  sacerdocio de la rama y otros haciendo bautismos vicarios. La disposición de los hermanos del cuórum fue clave para lograr esta experiencia.

imagen