Saltar navegador principal
Por Adrian Alberto G.

Dios escuchó mi oración

imagen

'Dejad a los niños venir a mí y no les impidáis hacerlo, porque de los tales es el reino de los cielos'

Mateo 19:14

Soy un niño de 11 años de edad que estoy próximo a recibir el sacerdocio aarónico. Me siento muy agradecido por esta bendición que llegará a mi vida. Me gusta jugar fútbol, es mi deporte favorito.

Hace unas semanas mientras jugaba con mi hermano, me golpeé muy fuerte la rodilla. Me llevaron al doctor y me dijo que debía guardar reposo para que no fuera intervenido quirúrgicamente. Me puse muy triste pues tanto me gusta este deporte y pensar en que me tendrían que operar y tal vez ya no poder jugar más.

Empecé a orar y a pedirle a mi Padre Celestial que me ayudara a quedar sano de nuevo, y que en la próxima cita con el doctor no me dijera que me operaría. Llegó el día de la cita, estaba muy nervioso pero a la vez seguro de que ya le había orado a Dios con todas mis fuerzas y sabía que Él me bendeciría.

Escuchamos al médico y me dijo que me estaba recuperado bien y que no había necesidad de cirugía. Sigo haciendo reposo, confío en la oración y sé que si oramos con todo el corazón, Él nos escuchará. Sé que pronto podré de nuevo jugar fútbol.