Saltar navegador principal
Por Milagros Casco de Vargas

Celebrando el aniversario de la Sociedad de Socorro

imagen

¡Qué gozo siento por pertenecer a esta hermosa organización, la que me ha enseñado a ser mejor esposa, mejor cocinera, mejor madre, mejor hermana, en fin, más como Cristo!


El 17 de marzo pasado se celebraron los 176 años desde que el profeta José Smith fundó la organización de la Sociedad de Socorro. Durante este día las hermanas de la presidencia de la Sociedad de Socorro de la estaca Uyuca organizaron un viaje al Parque de las Naciones Unidas en el Cerro El Picacho, donde asistieron aproximadamente 130 hermanas pertenecientes a las diferentes unidades de la estaca.

La hermana Rebeca de Zelaya nos habló acerca de la importancia de la Sociedad de Socorro y nuestro papel en esta hermosa organización. Ella dijo: “a nivel mundial somos un círculo de hermandad”. (Boyd K. Packer, Un círculo mundial de hermandad, Hijas en Mi reino: La historia y la obra de la Sociedad de Socorro, pág. 91). La Sociedad de Socorro se convierte en un muro protector contra los desafíos de hoy en día. Debemos dejar sentir nuestra influencia en esta organización.

La hermana Daysi de Betancourt nos habló acerca de la importancia de la salud mental, pertenecemos a una porción de mujeres que ha decidido seguir al Salvador, teniendo una perspectiva eterna. Aprendimos principios de salud, de economía doméstica, de educación y de la importancia de mantener el equilibrio y no perder nuestra perspectiva eterna, ella dijo: “hermanas, la Sociedad de Socorro es hermosa, podemos ser felices, busquemos el bienestar espiritual y mental”.

imagen

Después de los mensajes, las hermanas del barrio Periférico bailaron un baile pionero en memoria de las hermanas que estuvieron en los primeros años en esta hermosa organización.

Luego las hermanas se separaron por colores y tuvieron juegos tradicionales como aro maya, busca del tesoro, asalto al castillo y otros. También hubo tiempo para compartir bocadillos, reventar piñatas, recoger confites y reír mucho. Cada grupo de hermanas creó una porra y la compartieron con todos. Fue hermoso ver a las hermanas tan animadas disfrutando y celebrando pertenecer a la Sociedad de Socorro.

El mensaje final de la actividad fue dado por el presidente Norlan Briceño, presidente de la estaca, enseñó que como mujeres somos especiales, pertenecemos a esta hermosa organización, con nuestro ejemplo enseñamos a nuestros hijos a vivir el Evangelio, que sigamos apoyando a nuestros esposos e hijos y recordar que tienen el Sacerdocio. No olvidemos quienes somos, vayamos al templo, leamos las escrituras, hagamos la noche de hogar y ¡visitemos a aquellos que nos necesitan!

¡Qué gozo siento por pertenecer a esta hermosa organización, la que me ha enseñado a ser mejor esposa, mejor cocinera, mejor madre, mejor hermana, en fin, más como Cristo!

imagen