Saltar navegador principal
Por Sergio Augusto Molina

Nudo a nudo, me esfuerzo por ser autosuficiente

La hermana Sofía Vega se bautizó en el año 2012. Al aprender en la Iglesia se ha dado cuenta que el trabajo más grande que podría hacer se encuentra en las paredes de su propio hogar; a pesar que ha trabajado antes de manera formal ahora cuida de su hija, lo que le hace muy feliz. Mientras asistía a las reuniones de la Iglesia aprendió que la Sociedad de Socorro tiene la intención de proporcionar alivio a otros, es decir: “aligerar, hacer menos pesado, quitar a alguien parte del peso” (Principios básicos sobre bienestar y autosuficiencia, pág. 4).

Al meditar en lo que podía hacer para quitar parte del peso que tiene su esposo en proveer al hogar y hacer mejor uso del tiempo libre, pensó en la oportunidad de hacer algo desde su casa. Un martes en las reuniones de su barrio, la Sociedad de Socorro tenía una clase de “autosuficiencia y vida providente” en donde se estaba impartiendo un taller para aprender “macramé”.

La hermana Sofía cuenta: “Llegué a la última clase, pero me llamó mucho la atención el taller, entonces averigüé que en la alcaldía de Apopa (municipio en donde vivo) daban estos talleres. Empecé a asistir y aprender esta técnica de hacer nudos decorativos. Poco a poco me especialicé y con ayuda de los programas de autosuficiencia desarrollé la fe para iniciar mi propio negocio.

“Al inicio me sentía insegura, pero la hermana Astrid de Guevara (quien sirve como coordinadora de autosuficiencia de estaca) me apoyó mucho. En los devocionales aprendí técnicas para hacer un presupuesto. Aprendí el valor del trabajo honrado y me motivé para emprender mi negocio desde mi hogar. La Iglesia me ha enseñado a desarrollar mis habilidades y empezar a caminar hacia la autosuficiencia.

“Cuando desarrollé más habilidades de elaborar macramé, empecé a hacer mis propios diseños: carteras, bolsos, sandalias, sombreros y otros accesorios; sin embargo no estaba segura cómo darme a conocer. A menudo usamos las redes sociales para distraernos pero me di cuenta que podía usarlas para promover mi negocio y esa es una de las formas que uso. 

Sofia Vega

“Ahora tengo la oportunidad de promover lo que hago en algunos centros comerciales o lugares de artesanías. Me siento satisfecha de usar mi talento para ayudar en casa; tengo el sentimiento de apoyar a otras hermanas a desarrollar los talentos que Dios nos ha dado. Actualmente sirvo en las Mujeres Jóvenes y creo que toda jovencita puede desarrollar el potencial que Dios nos da y así estar mejor preparadas cuando decidan formar su familia.

He aprendido que “la autosuficiencia significa utilizar todas las bendiciones del Padre Celestial para velar por nosotros mismos y por nuestra familia, y para hallar soluciones a nuestros problemas” (Principios básicos sobre bienestar y autosuficiencia, pág. 5). Me siento feliz de cumplir esta prioridad del área. Los programas de autosuficiencia han hecho que desarrolle fe en Jesucristo. Entiendo mi responsabilidad como madre de cuidar a mis hijos, pero al mismo tiempo pongo mis talentos para el beneficio de mi familia”.

Al consultar sobre su mayor logro en la autosuficiencia, sin dudar menciona su escritura favorita:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Malaquías 3:8-10).

“Lo que más he aprendido al ser autosuficiente es ponerme a cuenta con Dios al pagar mi diezmo. Las bendiciones no se hicieron esperar y en abril de 2016 nos sellamos en un templo como familia: esa es la bendición más grande que puedo tener”, menciona. 

Por último, Sofía comparte: “El macramé es el arte de hacer nudos, la función de un nudo es la de sujetar un objeto, para unir o acortar de manera que obtengamos una estructura estable. Creo los principios de autosuficiencia tienen la misma función: a mí me ayudan a lograr estabilidad en las cosas temporales y espirituales. La Presidencia de Área nos ha enseñado que a medida que seamos autosuficientes espiritualmente, lo seremos materialmente y yo pienso que “nudo a nudo” lo estoy logrando”. 


“Por favor tenga la seguridad de que usted es un hijo(a) de nuestro Padre Celestial. Él le ama y nunca le abandonará. Él le conoce y está dispuesto a brindarle las bendiciones temporales y espirituales que ofrece la autosuficiencia”. - La Primera Presidencia