Saltar navegador principal
Por Sergio A. Molina

La noche de hogar: una tradición que brinda lecciones que perduran.

Noche de hogar3

La noche de cada lunes los Santos de los Últimos Días se reúnen como familia para tener un momento en el que comparten y aprenden del evangelio. En abril de este año, la noche de hogar cumple 102 años desde que el presidente Joseph F. Smith instituyó este programa. En esa ocasión la Primera Presidencia emitió una carta en la que se daba la siguiente promesa: “Si los santos obedecen este consejo, les prometemos grandes bendiciones como resultado; aumentarán el amor en el hogar y la obediencia a los padres; se desarrollará la fe en el corazón de los niños y jóvenes de Israel, y obtendrán fuerzas para combatir la mala influencia y las tentaciones que los acosan” (Extracto Carta de la Primera Presidencia en la que se instituye la noche de hogar. Abril de 1915)

Hoy en día, esta promesa sigue vigente pero la noche de hogar puede parecer difícil de hacer. Pensemos en los siguientes escenarios: Hijos que estudian los lunes por la noche en la universidad, un padre cuyo trabajo está a dos horas de camino de su casa, un hogar conformado por una madre soltera con hijos, o un hogar en donde los niños pequeños y sus energías hacen difícil tener reverencia. Tal vez ahora ¿te sientes familiarizado? Quisiéramos compartir algunos consejos para hacer que tu noche de hogar sea más significativa. 

1.-Inicia y finaliza con una oración:

La oración por sencilla que sea invita al espíritu, demuestra gratitud a Dios y enseña a la familia a orar: recuerda que una familia que ora junta se mantiene unida.

2.-La noche de hogar se aplica a todos:

Casados o solteros, con o sin hijos; podemos dedicar tiempo a fortalecer la familia; y a veces la familia puede ser solo una persona.

3.-Haz el tiempo:

Para dar un ejemplo, los líderes de la Iglesia no llevan a cabo ninguna actividad los lunes por la noche. Hacer el tiempo por difícil que parezca ante los estudios o el trabajo, le demuestra al Señor que la familia está dispuesta a poner primero lo que es más importante.

4.-Usa los recursos en línea:

La Iglesia ha dispuesto de una galería de videos y multimedia; por ejemplo puedes usar un video de la biblioteca SUD para hacer tu noche de hogar; aprender un nuevo himno o repasar el plan del área 2017. Si algún integrante de la familia está lejos puedes incluirlo a través de la tecnología.

5.-Sean divertidos:

Tal vez parezca difícil hacer una noche de hogar con niños, pero piensen en actividades en las que ellos se pueden divertir y aprender al mismo tiempo del evangelio. Tal vez sea un momento para dibujar o colorear; para dramatizar los relatos de las escrituras o usar la sección de niños en la Liahona.

6.-Sean flexibles:

Prepara un refrigerio sencillo, da un paseo como familiar o invita a un vecino a tu noche de hogar.

 

Noche de hogar2

Nuestra noche de hogar, familia Santos Quintanilla

La familia Santos Quintanilla se prepara todos los lunes para tener su noche de hogar. No siempre es fácil con dos hijos de cuatro y diez años, un padre cuyo trabajo se desarrolla afuera de la ciudad de San Salvador y que regresa entre siete u ocho de la noche. El hermano Nefi Santos nos enseña sobre su experiencia:

“Mi responsabilidad como padre, es reunir a todos para dar inicio; regularmente eso sucede unos minutos después que llego a casa. Mi esposa Karla siempre da la bienvenida, ella asigna las oraciones y los himnos; regularmente la lección la imparte ella o yo, pero Alejandro (nuestro hijo de diez años) también ha compartido algo con nosotros dándole una asignación previa.

“Antes de terminar nuestra noche de hogar siempre preguntamos a nuestros hijos qué han aprendido. Además de eso nos establecemos algunos compromisos para la semana. Algunos lunes he llegado a las nueve de la noche pero nunca dejamos de hacer nuestra noche de hogar. También hemos hecho algo diferente como salir a dar un paseo o visitar a algún amigo o familiar; cuando lo hacemos tenemos nuestra apertura en casa y entonces salimos.

“Un consejo que podría dar a otros padres con respecto a los niños es que debemos entenderlos, es importante captar la atención de ellos. Nosotros a veces vemos un video corto de alguna caricatura que tiene que ver con el tema a desarrollar; las noches de hogar muy largas pueden ser difíciles para la reverencia.

“Una lección importante la aprendimos hace un año. El élder Jared Ocampo de los Setenta presidió nuestra conferencia de estaca y nos enseñó sobre establecer “tradiciones correctas”. Tenemos un cartel en casa sobre lo que para nosotros son las tradiciones a seguir, y la noche de hogar ocupa un lugar en esa lista y nuestros corazones. Si cuando se nos asigna un discurso el domingo dedicamos horas entre semana a prepararlo, debemos hacerlo igual o mejor para nuestra noche de hogar: las lecciones que enseñamos a nuestros hijos forman en ellos un legado de rectitud”.