Saltar navegador principal
Por Jamie Lourdes Guzmán

Una visita al templo inolvidable

templo

“Y él plantará en el corazón de los hijos las promesas hechas a los padres, y el corazón de los hijos se volverá hacia sus padres.'

DyC 2:2

El jueves 14 y viernes 15 de septiembre del presente año, una hermosa e inolvidable visita al templo se llevó a cabo, haciendo honor a una especial escritura que nos recuerda la importancia de la asistencia frecuente al templo: “Y él plantará en el corazón de los hijos las promesas hechas a los padres, y el corazón de los hijos se volverá hacia sus padres. (DyC 2:2).

Más de 150 personas de Zacapa y Chiquimula, que conformaban familias hasta de cuatro generaciones, llenaron el templo y la casa de huéspedes de este lugar con sonrisas y alegría al disfrutar de dos días en el Templo de la Ciudad de Guatemala. Además de estar unidas en este viaje, como antesala a esta visita al templo, las familias también se unieron para poder trabajar en su historia familiar. Pudieron llevar nombres de sus antepasados para realizar las ordenanzas por ellos e hicieron esta experiencia aún más significativa al lograr unir también a su familia al otro lado del velo.

Hacía mucho tiempo que no se realizaba una visita al templo como esta, en la que los cinco barrios de la estaca (El Teatro, Linda Vista, La Reforma, Las Flores y Los Almendros), se unieran y participaran todos los niños, jóvenes y adultos en una misma ocasión.

Esta actividad fue resultado de dos visitas a la estaca en los meses anteriores del presidente del templo, su consejero y sus respectivas esposas, para preparar y motivar a los miembros a trabajar en su historia familiar, a unirse como familias, a fortalecerse espiritualmente y mantenerse dignos como preparación para esta visita al templo. Esta experiencia sin duda quedará en la historia de la estaca como un hermoso recuerdo para todas las personas que participaron y como un precedente para hacer de esta, una tradición anual para los miembros de la estaca que sin duda pudieron sentir la fortaleza y la paz que solo este santo lugar puede dar.