Saltar navegador principal
Ilsen Canales

10 Consejos del presidente Thomas S. Monson para hacer frente a tiempos cambiantes

10 consejos

1. “La mente es un armario y cada uno abastece sus estantes”. Asegurémonos de que nuestros estantes, y los de nuestra familia, cuenten con aquellas cosas que brindan seguridad al alma y nos permitan regresar a nuestro Padre Celestial. En esos estantes deberá haber conocimiento del Evangelio, fe, oración, amor, servicio, obediencia, ejemplo y bondad. 

2. La noche de hogar. Nadie puede permitirse desatender este programa inspirado que brinda crecimiento espiritual a cada miembro de la familia y le ayuda a resistir las tentaciones que hay por todas partes. 

3. Eviten las deudas. Es esencial que vivamos de acuerdo con nuestros ingresos. Las necesidades no existen a menos que nosotros las creemos. Es esencial que vivamos de acuerdo con nuestros ingresos. 

4. Dediquen tiempo a escuchar. A cada madre y padre le digo: sean buenos oyentes. La comunicación es vital en este mundo tan acelerado. Dediquen tiempo a escuchar.  

5. Hijos: hablen con sus padres. Tal vez les cueste aceptarlo, pero sus padres han pasado por muchos de sus mismos problemas y con frecuencia tienen una visión más clara de la situación que ustedes. Ellos oran por ustedes cada día y tienen derecho a recibir inspiración de nuestro Padre Celestial para aconsejarles y asesorarles. 

6. Madres: compartan las tareas de la casa. A veces resulta más fácil hacerlo todo ustedes mismas que lograr que sus hijos les ayuden, pero para ellos es vital aprender a hacer su parte. 

7. Padres: les aconsejo que muestren amor y bondad por su esposa. Sean pacientes con sus hijos; no los consientan en exceso, pues deben aprender a labrarse su propio camino. El tiempo del que disponen para estar con sus hijos cada vez es menor; no pospongan el estar con ellos. Ayuden a sus hijos a fijarse metas educativas y profesionales. Ayuden a sus hijos varones a aprender modales y a respetar a las mujeres y a los niños. 

8. A todas las familias aconsejo: Escudriñen sus orígenes. En la medida de lo posible es importante que conozcamos a los que nos precedieron. Descubrimos algo de nosotros mismos cuando aprendemos sobre nuestros antepasados. Recalco la importancia que tiene la obra que realizamos en los templos del Señor por nuestros antepasados. 

9. No debemos juzgar a nadie y tratar a todos con bondad. El Salvador debe ser nuestro ejemplo.  

10. Recuerden que, con frecuencia, la sabiduría de Dios quizás parezca locura a los hombres; pero la lección más significativa que podemos aprender en la vida terrenal es que cuando Dios habla y el hombre obedece, ese hombre siempre estará en lo correcto. 

 

Lee el discurso completo: 'Verdades constantes para tiempos cambiantes'.